Energía Competitiva

MDB19_@felipecolomer (27 de 30).jpg

Energía Competitiva

Escrito por Keith Erps

Fotos por Felipe Colomer

Traducción por Lane Stroud

El aire es eléctrico. Los escaladores meten la mano metódicamente dentro de sus bolsas de magnesia, bombean sus brazos y calman sus mentes, esforzándose por enfocarse en la pared escasamente delimitada por los elementos que se colocan ante ellos. Sus ojos se crispan de un lado al otro, buscando la línea de menor resistencia a medida que sus manos traducen los movimientos a una danza coreográfica.

El entrenamiento que, por semanas, meses y años, ya sea una competencia local o una mundial, rondas clasificatorias o los finales, todo culmina en un solo momento. La tensión creada lleva al escalador a encontrar el momento o ver pasar la experiencia. Los escaladores se han preparado ¿pero podrían ellos desempeñarse en el momento crucial? La historia de la disciplina y el compromiso se encuentran con el enfoque de ese momento. En esa escalada. En ese movimiento.

Y estos momentos despiertan la imaginación y la inspiración. Es por eso que las multitudes están de pie, y las palmas sudorosas. Es por eso que también creamos metas y escogemos proyectos. Todo está electrizante colisión es donde la disciplina pasada y el momento presente se convierten en una experiencia única y profunda.

Esto es lo que puede ser tan apasionante de la competencia. Es está intersección de la inversión pasada y el momento presente que crea una verdadera y única experiencia. La competencia crea un entorno donde estas experiencias suceden con regularidad. 

MDB19_@felipecolomer (2 de 30).jpg

Los momentos no se desarrollan ni ocurren después de que se bajan las luces y se sube la música. Sino que los momentos han sido cultivados conscientemente por un equipo de setters. Hay un matiz en la entrega de una experiencia que inspira y asombra. De cierto modo, es muy parecido a una historia.

El set final se revela después de haber sido cuidadosamente protegido de la vista del público. Los espectadores toman sus asientos y comienzan a mirar a los problemas en la pared, anticipándose a los cruxes y dificultades que esperan los competidores. La anticipación aumenta a medida que los competidores empiezan el proceso de previsualización del set. 

Los murmullos se mueven entre el público. Los setters buscan escaladores que puedan encontrar una estrategia diferente de lo que habían imaginado. Tal vez la escaladora musculosa y dinámica encuentre cierto sostén del pie con un apoyo demasiado matizado y complejo como para que valga la pena, eligiendo en su lugar arriesgarse a perder sus pies (cutting feet) a través del crux. Tal vez un competidor con estatura baja encontrará que es más fácil lidiar con agarres emplazados cercanos a una parte de la ruta después de no haber logrado alcanzar en un punto muerto (deadpoint) el anterior. La tensión aumenta mientras todos los presentes preguntan ¿qué historia se desarrollará?

MDB19_@felipecolomer (20 de 30).jpg

Hacia el Sur

El mejor camino para crear una experiencia es primero sumergirse en ella, preferiblemente de una manera que se expanda su mente y amplíe su zona de confort. Debido a su presencia constante e idealismo en la comunidad de route setting, director de setting del Bouldering Project, Tonde Katiyo viajó a Chile para ser el principal de setting de competencia de North Face Master de Boulder en Santiago.

Después de haber creado en docenas de competencias de alto nivel, para Tonde esté no fue un viaje para sacudirse el polvo, si no para ver otro ángulo de las complejidades e inspiraciones que componen una competencia. Además de transmitir sus conocimientos a una comunidad de escalada aún en desarrollo, fue la frescura de las ideas y perspectivas a las que se estaría expuesto mientras lideraba el equipo que North Face le había reunido.

MDB19 (10 de 10).jpg

Mientras trabajaba en conjunto con los route setters de Chile, Brasil, y Argentina, nuevas voces entraron en el diálogo eterno de las filosofías e idiosincrasias del movimiento de la escalada. Cada set, cada intento previo (forerunning), cada ajuste, avance al siguiente nivel la conversación.

Similar a la filosofía del estilo de circuitos Bouldering Projects, Tonde guió al equipo para hacer diversas preguntas a los escaladores. ¿Podrían aguantar vincular varios movimientos intensos en secuencia? ¿Tendrían la habilidad de descifrar un problema complejo, por sí solos teniendo el peso de la audiencia y el temporizador en sus hombros? ¿Su enfoque y atención les permitiría ejecutar un movimiento arriesgado de bajo porcentaje en el momento adecuado? Cada bulder fue diseñado para probar distintos movimientos y los diferentes estados mentales.

Después de varios días llenos con los sonidos de los taladros y el sabor del magnesio, el día de la competencia ha llegado. Sabiendo que cada escalada la realizarían de forma aislada algunos de los mejores escaladores en el mundo, cada problema había sido construido cuidadosamente para crear una clasificación entre los competidores, premiando aquellos que encuentren esa intersección evasiva de enfoque y disciplina.

Esta experiencia se hizo aún más efímera una vez que el grupo se clasificó y los finalistas fueron anunciados. Miles de personas se abarrotaron en las gradas mientras las luces brillantes golpeaban la pared final. Los escaladores esperaban juntos de forma aislada, pasando su tiempo preparándose de la manera, que mejor le favorece a sus personalidades únicas. Tonde se sentó y observó, su trabajo hecho pero la experiencia lejos de terminar. Los setters se susurraban de un lado al otro a través de cada intento, observando los escaladores de alto nivel navegar su trabajo, todos luchando por el podio más alto.   

El estrés para Tonde y el equipo de setting es por el hecho simple de que ellos no tenían ni idea de que es lo que iba a pasar. En su trabajo de setting y de los intentos previos (forerunning), ellos habían meditado incesantemente sobre todos los resultados posibles que pudieran imaginar o esperar. En realidad, un conjunto de eventos podría ocurrir en el momento que se encienden las luces y la audiencia se ponga de pie. La forma en que los competidores interactúan con su trabajo los deja, a veces, desconcertados. Para Tonde, todo esto es parte de la belleza en crear una experiencia de competencia.

MDB19_@felipecolomer (4 de 30).jpg

Trayendo el Viaje de Regreso a Casa

Todo se calma, y las experiencias que hemos recogido fuera de las paredes del Bouldering Project se fusionan para impulsar nuestro proyecto. Hacemos conexiones, intercambiamos ideas, y encontramos inspiración. 

Un día al año, buscamos una forma de llevar esta energía dentro de nuestras puertas. Lo llamamos Boulderfest. Es una experiencia única e intensa para participar, y es precisamente esto lo que queremos crear y compartir con nuestra comunidad. Nos propusimos profundizar nuestra comprensión de cómo ésto se refleja en la experiencia de la escalada.  

Nosotros creemos que escalar es una actividad creativa. Una sesión de circuito temprano en la mañana tiene una diferente actitud que en una competencia de escalada. La sensación de llegar al gimnasio diverge a lo que es acercarse a una escalada al aire libre. Pero hay un hilo que atraviesa todo. Esas expresiones de escalar se enrollan juntas.

En el Bouldering Project, buscamos crear una variedad de experiencias de la escalada. Toman   su forma los ambientes que hagamos, la cultura en que busquemos, los espacios para expresión que diseñemos, y la importancia que le demos en al acto de escalar.

Jordan Landin